NEUROCIRUGÍA FUNCIONAL

Causas, clasificación y diagnóstico.

El advenimiento de la tecnología y el desarrollo del conocimiento sobre el sistema nervioso han permitido ofrecer nuevas estrategias de tratamiento para los pacientes con trastornos neurológicos. La neurocirugía funcional tiene como principio modificar un síntoma neurológico con base en el entendimiento de su fisiopatología. Este tipo de cirugía requiere para su éxito entender cómo se produce cada síntoma o signo, independientemente de su etiología y es utilizada para modificar los trastornos del movimiento, controlar las crisis epilépticas, la espasticidad, y disminuir el dolor crónico.

La espasticidad es una disfunción motora caracterizada por un aumento del tono muscular, y de los reflejos tendinosos de distención dependiente de la velocidad de la movilización y cuya causa es una hiperexcitabilidad del reflejo miotactico.
En los niños la causa mas frecuente de espasticidad es la parálisis cerebral (Encefalopatias crónicas no evolutivas) y para evaluar y cuantificar la misma, utilizamos varias escalas, principalmente la Escala de Ashworth que va desde el gado 1 que es normal hasta el 5 que es la imposibilidad de movilizar.

Los objetivos del tratamiento en niños con espasticidad son, incrementar la fuerza y control de los musculos espásticos agonistas y antagonistas antigravitatorios y corregir las posturas y movimientos anormales.

Para lograr este objetivo combinamos las diferentes terapéuticas que son la fisioterapia, la farmacológica y eventualmente la quirúrgica.
Actualmente formamos un grupo de trabajo en conjunto con el Servicio de Medicina Física y Rehabilitación, y el servicio de ortopedia, mediante el cual y luego de una profunda evaluación que incluye laboratorio de la marcha, definimos los candidatos para el tratamiento quirúrgico de la espasticidad ya sea para tratamientos ablativos como la Rizotomia dorsal selectiva funcional o la colocación de un bomba de infusión continua intratecal (baclofeno).